Cosas de la Hacienda de la Abuela


Pequeña historia de un sueño echo realidad.

Sidra Guimarán es un proyecto que se fue ideando y madurando lentamente, en las comidas familiares de los domingos, con la idea de innovar y dar sentido y un giro radical a la finca sobre la que se asienta y que durante 40 años se dedicó a explotación ganadera...

 

Comenzamos plantando unos manzanos de D.O.P., luego algunos más y poco a poco íbamos barajando ideas, hasta que al final nace La Hacienda de la Abuela. Primero el nombre. Ya que la Abuela con mayúsculas es la gran impulsora de este proyecto y después el nombre de la sidras, que aunque tenga algunos detractores, creemos que a la larga puede servir para dar a conocer más esta hermosa zona del concejo de Carreño que aunque el lagar está en el Valle, la sidra se llama Guimarán porque nos gustó sin más, fuera de las rivalidades entre zonas limítrofes, ya que la sidra es un producto para unir, beber y comer en compañía y eso es lo que pretendemos, que la gente disfrute igual que nosotros, comiendo y bebiendo bien.

Sidra Guimarán comienza su andadura en Octubre del 2010, tras cuatro años de peripecias con las distintas administraciones locales y regionales. Un pequeño proyecto con una gran cantidad de inconvenientes, pero al final podemos presentar este lagarín construido con muchas ilusiones y que ahora ponemos a disposición de todo aquel que quiera disfrutar de nuestra sidra.

Al ser un lagar de pequeñas dimensiones, apostamos por la calidad antes que la cantidad.

Nos rodea una plantación de manzanos de plantón franco, que esperemos que en pocos años estén dando sus frutos y que proporciona al entorno un variado color en cada estación. Por eso el paisaje que acompaña al visitante será siempre diferente, al igual que la comida que pueden degustar en nuestras espichas, con menús improvisados que admiten sugerencias, para que las veladas sean del agrado de todos.